Tuesday, January 27, 2009

El Erizo, Cap. 1 "Sin Existir", Parte III

...Volver a empezar sonaba bastante razonable ahora, que de hecho había dejado de existir, o al menos la vieja Mariana lo había dejado de ser, eso ampliaba aún más mis posibilidades, mañana será totalmente diferente ya lo pasado habrá quedado en el pasado, por eso había terminado con toda relación anterior, para poder empezar desde cero, pude sentir que una sonrisa se esbozaba en mi cara, estaba sonriendo otra vez, pensé que esa capacidad ya la había perdido; Pero aún falta mucho que decidir, ¿Qué Mariana iba a ser ahora?, la ultima Mariana baso su vida en mentiras, o mejor dicho basaron su vida en mentiras, la nueva Mariana debía ser totalmente opuesta, abierta a nuevas ideas, quería ser aventurera recordando que esa vida le había sido privada por la sobreprotección de sus padres, quería ser desinteresada pues el interesarse mucho por cualquiera resultaría sumamente doloroso si las cosas volvían a resultar mal, y lo más importante esta vez prohibido enamorarse.
¿Mis padres que dirían si escucharan mis peligrosas cavilaciones?, tal vez ya me hubieran puesto la camisa de fuerza y me hubieran mandado al olvido, o tal vez, me aman tan ciegamente que lo saben y como no saben qué hacer conmigo, compensan su sobreprotección soltándome repentinamente, aclaró que también fue idea mía irme desde un principio, los hechos me superaban en todos los sentidos, debía escapar de mis errores para no causar dolor, de una u otra forma el dolor nunca se fue, pero al menos hoy creo que es todo mío, nadie más carga con él, y ya es tiempo de dejarlo ir, junto con él, ese ser que ahora solo veo durante mis sueños o mejor dicho pesadillas, es el momento de enfrentarme a la vida y de valerme por mi misma, esta vez soy yo contra el mundo.

Pronto caí en un sueño profundo, y casi inmediatamente las imágenes empezaron a formarse, tan nítidas como la realidad misma, en los sueños era la Mariana que quería ser siempre, hasta que el entró en ellos o en mi vida, quizá en ambas, en aquel entonces la Mariana que existía en mi subconsciente se doblego al punto en que se volvió sumisa ante esa figura, que estuvo fugazmente en mi vida, a veces siento que por lastima, más que por amor, o eso creía en un principio, después aquel ángel enseño los colmillos pero ya era tarde para que pudiera huir, hasta en mis pesadillas se hacía presente el miserable, pero esta vez la vieja Mariana había vuelto de su sepultura envuelta en convicción y seguridad, sin duda esto ya era diferente, era una luz entre las tinieblas.

Estaba sentada en una banca de jardín probablemente de un parque, rápidamente identifique que se trataba del parque que estaba enfrente de mi vieja prepa donde lo conocí, así que el escenario era de lo más familiar, el esperaba de pie enfrente de mí, sus ojos reflejaban consternación y una sonrisita de seguridad de sí mismo, luego habló
-Y bien Mariana, ¿acaso es lo quieres?- dijo con calma, como solía ser su costumbre, casi nada lo sacaba de sus casillas, solo el hecho de verse superado, por otro hombre, efecto que tenía la testosterona sobre el.
-Si Víctor, esto no está funcionando para mí, creo que para ti sí, pero yo sigo cayendo, y ya no estás- Me sorprendía, de mi misma por la facilidad que tenía yo para decir cosas serias y de importancia, en mi vida real, esta Mariana se quedaba a dormir y solo dejaba que la verdadera Mariana balbuceara puras idioteces evadiendo lo que en realidad quisiera decir, eso era algo frustrante.
-Sabes que me fui, porque me aburriste con tus inseguridades y niñerías-Me moleste con el por el comentario.
-Eso no pareció molestarte cuando me revolcaba en tus brazos- le recordé aún más molesta, el destelló otra vez esa mirada junto con la estúpida sonrisa, se echo a reír burlonamente cuando se venció su sonrisa.
-Eso era lo único rescatable de nuestra vieja relación, no me negaras que tampoco a ti te gustaba-
Cerré mis ojos, e inspire profundo para poder continuar con la serenidad y poder decir lo que en realidad quería decir – Ese no es el caso en este momento, sabes estuve pensando en todos los argumentos que usaste para nuestro rompimiento, mejor dicho para zafarte de mí, como dices tú-
Se sentó a mi lado y cruzo los brazos –Y bien a ¿qué conclusiones has llegado?, supongo que tendrás buenos argumentos ya que más de medio año para pensar las cosas una y otra vez, debieron arrojar resultados muy interesantes, muy típico de ti-
Hice una cara de pocos amigos y continúe con la misma calma con la que inicio todo este asunto –Tienes razón-
-¿En qué?- me rodeo con un brazo, cuando lo hacía me sentía segura, aunque averigüe después que estaba en las garras del monstruo, lo mire a los ojos, esos que eran incapaces de mentirme
-En que yo merezco algo mejor que tú- Sus ojos se cerraron como analizando la información.
-Sabes que eso es una mentira mía, lo dije por cortesía- se echo a reír una vez más – siempre encuentras la forma de decepcionarme, de tenerme esperando, sabes que esa es la razón por la que me aburrí de ti, no lo dije pero yo se que ni tú eres tan estúpida como para creértelo en verdad-
-Si ya lo sé- Repliqué
-Entonces, porque seguiste tras de mí, si sabías que te iba rechazar una tras otra vez, te das cuenta de lo que perdiste, creo que ser estúpida se queda corta-
-El amor nos hace estúpidos- argumente
-Y tú estabas estúpidamente enamorada, sabes que eras un vil títere mío, era divertido, pero tu tiempo termino, lo siento- retiro su brazo
-Que por eso mismo, he decido, darme por vencida, eres libre de mi estupidez, es mi deseo más ferviente-
Volvió a carcajearse burlonamente, y después me miro a los ojos y acerco su cara hacía mi, su fina nariz próxima a la mía, sus ojos desarmándome como siempre lo habían hecho, a pesar de la fuerza que tenía, esta ya empezaba a flaquear –y digamos que es cierto, ¿qué harías en caso de que yo quisiera volver a tu vida?, no quiero que te hagas ilusiones, pero piensa en esa posibilidad-
Cavile unos segundos –Bueno pues, podría pasar lo que fuera, yo creo que hay posibili…- bufo y se levanto de nuevo dándome la espalda
-No cambias para nada, crees que con esa actitud sobrevivirás tú sola-
- Eso es mi bronca, tú decidiste dejarme morir-
-Amor tu nunca estuviste viva, a veces me pregunto si hubiera sido mejor salir con una roca-
-Claro hubiera sido más apasionado hacerlo con una roca-
-Sabes le das mucha importancia a eso, tu no comprendes lo esencial, ese es tu problema, te jactas de ser muy inteligente, y por más que intentas no acabas de entender, y entonces te basas en ideas bastante estúpidas, que no te cansas de ti misma-
-Pues ya no voy a llorar por eso, voy a pelear por saber qué es lo que anda mal conmigo, buscare la esencia de lo que no logro comprender-
Quise alcanzarlo con mis manos y se volteo repentinamente viendo al piso
-Eso espero, y espero que lo hagas por ti y no por mí, porque después de esto no nos veremos en mucho, mucho tiempo, pero no voy a desaparecer, solo regresare para comprobar que lo has logrado-
Me levante para despedirme de él –Hasta entonces- le dije y me acerque para besarle
-Cosas de ti siempre me sorprenderán, me gustas más cuando eres impulsiva, aunque hasta el momento solo lo usas para quedar bien conmigo, en verdad que te deseo la mejor de las suertes- y se fue caminando por los prados, yo me quede viendo y dije para mí misma, -así será-

El sonido de una alarma que fue tornándose más fuerte despertó mi consciente, había llegado el momento de enfrentarse a la vida real, hoy voy a dejar de no existir, voy a buscar lo esencial.
Continuara en el próximo Capitulo...

2 comments:

A psichedelic strange creature said...

no entendi muy bien esta parte, lo odiaba y lo amaba o la amaba y la odiaba?
jum...

°Luz de la noche° said...

Acabo de leer tu novela, la verdad me gusto mucho, me parece interesente el conflicto de emociones de la protagonista.
Me gustaría saber más de Victor y su relación con ella.
Estaré al pendiente de las actuas!
Saludos~~