Tuesday, November 16, 2010

El Erizo, Cap. 15 "El Mar de Oportunidades", Parte I

Salí rápidamente de mi habitación y me asome discretamente a través del barandal de mis escaleras, y ya estaba dentro de la casa, baje cautelosamente, con la agilidad de un gato para no hacer demasiado ruido, un antiguo ritual que compartía con mis hermanos a fin de sorprender a mi papá cada vez que este se encontraba en casa, así llegue a la puerta que daba a la sala de estar, detrás del recibidor, y lo salude –Hola Papá llegas temprano, ¿puedo hablar contigo?
El solo volteo y dijo- hola hija- se acerco y me dio un abrazo, como hace tiempo no hacía, y me llevo a una sillón de la sala y él se sentó justamente enfrente y se me quedo mirando detenidamente y así transcurrieron unos segundos que me parecieron interminables, me analizó, me parecía con un sentimiento de nostalgia, soltó un suspiro y comenzó a hablar- Como has crecido hija.
Ese tipo de cosas hacían que sintiera una gama de emociones, ya que eran complacientes cuando uno se es pequeño, pero por alguna razón se vuelve más difícil con los años, a lo que conteste – Lo sé, ya no soy una niña- Mientras recogía el copete que ocultaba mi ojo derecho y no me permitía tener contacto visual con mi papa y agregue- Y porque ya no soy una niña, no entiendo porque me sigo comportando como tal.
Mi papá se recogió de brazos y se quedo pensando detenidamente, para replicar a mi especie de reproche – Probablemente tanto tu madre como yo, hayamos influido, sin quererlo te hemos creado un daño, por querer evitarte situaciones no te permitimos cometer tus propios errores, tarde lo comprendimos y es por eso principalmente que decidí permitir que te fueras a “tropezar” esta vez, para que tu por tu cuenta entendieras y también nosotros que ya no eres más una niña.
Así que esa era la idea- murmure en un suspiro.
Pues tanto así como una idea no, es solo que era una cuestión inevitable- me contesto mientras se levantaba y alcanzaba un vaso para servirse un poco de agua, - quieres algo hija. No papá- le contesté.
Bueno, y en parte también te dejamos hacer esto, para que pudieras poner en orden tus prioridades, nunca te vimos convencida de lo que hacías, y supuse que si ibas así pronto toparías con pared, así que no tenía caso presionarte, solo lograríamos llegar al mismo resultado y tu hubieras perdido más tiempo- me dijo mientras volvía a tomar su lugar, acercándose un poco más a mí, después me pregunto - ¿Y ahora ya sabes que es lo que quieres hacer?
Pues …- No tenía nada de eso en mente, había pensado quizá en volverlo a intentar con la carrera de biología, otra opción era encontrar trabajo de algo sin saber que en lo que se me ocurría algo que estudiar, y de nuevo me vi dando vueltas a mis opciones, escuchar el discurso de papá había movido muchas ideas que tenía hasta este momento sin embargo no había claridad.
No dejo que pasaran más de unos segundos antes de que notara que no tenía idea, mucho más sereno de lo que recordaba era mi padre, era como si fuera otra persona, un tanto más comprensiva de lo que yo le recordaba, y agrego – Sabes hija hasta hace poco me di cuenta y no me arrepiento de haberte dado una educación a la que no todo mundo tiene acceso y principalmente del nivel de exigencia que ejercimos sobre ti y tus hermanos, sin embargo no debes de ser tan dura contigo misma, porque es algo que siempre nos habían comentado tus profesores sobre ti, y sabes siempre te lo he dicho, quizá no apropiadamente hasta este momento, pero debes permitirte ser más flexible en tus decisiones, creo que ya sabes que no se puede conseguir todo lo que tú quieras si no sacrificas algo de ti. Me dijo.
Me quede con la mirada perdida y recordé lo mucho que había aprendido en mi corta estancia en mi cole, la primera vez que me permití ser demasiado flexible al punto que perdí la noción de las cosas, lo cierto es que eso sucedió porque tanto quería pertenecer al mundo de Viridiana como a mi mundo Académico, sin embargo, y quizá por mi inexperiencia en eso o mi falta de interés pues tanto una como la otra no funcionaron bien, lo cierto es que, en determinados puntos de esa experiencia no estuve dispuesta a realizar dichos sacrificios, como haber postergado algunas fiestas y citas para tener a tiempo mis trabajos y estudiar lo que se debía, sea como sea, las cosas me llevaron de nuevo al punto de inicio.
Hija, te estás ahogando en un mar de posibilidades – me contesto con una sonrisa.
Verlo sonreír, hacia que le contestara con una sonrisa de vuelta, y le contesté – lo que pasa es que estoy entendiendo muchas cosas.
¿Por qué no retomar tu sueño, de estudiar para Veterinaria? – Me pregunto.
Ahora el miedo a la sangre, no era una escusa suficiente, lo cierto es que siempre he sentido que a eso me quiero dedicar, realmente detestaba ver que los animales sufrieran injustamente, superar el miedo a la sangre era el sacrificio inmediato a realizar o superar, para que ese sueño se llevase a cabo, y no valía la pena refugiarse más en absurdas escusas.
Gracias papá, te amo – conteste efusivamente, y me lance a él, para plantarle un beso en la mejilla y posteriormente dirigirme a mi habitación para empezar a recolectar información de las escuelas a las que me gustaría aplicar examen de admisión, lo cierto era que me esperaba un largo camino por recorrer, pero estaba entusiasta porque al menos ahora había un poco de claridad en mi camino.
Aun así no te precipites analiza con calma tus opciones y recuerda consultarnos, te quiero hija- me grito y ya iba yo subiendo las escaleras, regrese a mitad de camino, para tener cuando menos contacto visual con él y dije – Yo también te amo papá. Y le lance un beso a la distancia.
La verdad apenas y lograba comprender a mis viejos, sobre todo a mi padre, el mundo es duro, y aunque no quieras uno termina alejándose un poco de la familia, pero supongo que al final se dio cuenta de las flaquezas y quiso recapacitar, eso es muy admirable, quizá la lección más importante que tenía que aprender, es válido equivocarse, pero no se vale repetir dos veces el mismo error y con eso en mente y el camino aclarado ya sabía que iba a hacer. Y una cosa era dejar mis problemas sentimentales para después y concentrarme en esto que es mi prioridad.
Llegue a mi cuarto, y no habría problema con el internet, ya que era hora en que mi hermano casi seguramente lo estaba utilizando para hacer su tarea, así que espere a que el equipo encendiera, así que tendría algunos minutos quizá horas antes de que iniciara la cena, sin embargo el destino y la vida es caprichosa, porque en cuanto inicie la búsqueda de opciones para iniciar la búsqueda de una nueva vida, cuadro tras cuadro, universidades prestigiosas pero ninguna cumplía con las opciones que se ajustasen con mis circunstancias, era complicado así que iba revisando opción por opción , aunque claro aun contaba con mucho tiempo, por alguna razón tampoco sentía que mis intentos de repaso fueran suficientes como para poder cumplir con los requisitos que algunas de ellas solicitaban, por lo que también eso iba reduciendo mis opciones, esta empezando a cansarme como por la quinta pagina que revisaba, entonces un cuadro de dialogo corto mi concentración de lectura, abruptamente, era Viridiana quien me saludaba.

2 comments:

::.Pol.:: said...

aaaaaah quiero un papá pudiente y buena onda como el de Mariana!
releí el último capítulo para retomar la secuencia, pff... cómo pasa el tiempo no?? se me puso la piel chiiniita... yo pensaba como Mariana, tal vez tenía una mentalidad más fría, pero ahora entiendo más cosas y aunque no lo creas, surgen otros sentimentos que solo se crean a partir de nuevas experiencias... y lo más increiible aún (a mi parecer) es la manera en que tú las adquiriste para escribir y describir tales sentimientos. Un aplauso y una reverencia mi quiero bassinpi

A psichedelic strange creature said...

hooola,im back on track :) tuve que leer lgunos antes, no recordaba algunos detalles.
pero como siempre me sigue gustando, pensé que iba a ser un oco mas caprichosa o algo asi.